LA HISTERIA – MASAJES, REIKI, RELAJACION

HABLEMOS UN POCO DE LA HISTERIA :

Sin pretender incursionar en áreas que no son de mi especialidad, como la medicina, la psicología y la psiquiatría, el análisis de la profusa bibliografía específica, de las opiniones de diversos profesionales y la propia experiencia personal al relacionarme en mi actividad con personas que presentan síntomas característicos de esta disfunción, me permite apuntar en este escrito algunas consideraciones, creo yo importantes frente a esta fenomenología.

La histeria –cuyo origen etimológico proviene del griego y se relaciona con las palabras útero o matriz pues se pensaba era una manifestación propia de la mujer- es en principio un trastorno de la personalidad inconsciente y podemos establecer la siguiente ecuación :

Histeria = necesidad de llamar la atención de los demás = ser considerado por el resto.

Este trastorno no es privativo de la mujer y se presenta también en hombres; la cualidad principal es el que la persona que la padece, básicamente muestran : vacío interior (similar a los depresivos) e incapacidad de amar realmente.

El histérico no ama sino que, en ese mundo ficcional que se va forjando a lo largo de su disfunción, digamos que finge –inconscientemente- hacerlo con el objetivo de recibir afecto como contrapartida.

En la psicología y psiquiatría modernas, este término tiende a dejar de ser utilizado, pues la disfunción se asocia a otros trastornos de la personalidad de los cuales resulta ser un síntoma, pero sí requiere de una terapia gradual mediante la cual se le vayan fijando pautas para que por si mismo comprenda su afección y, explican diversos autores, que no es del todo conveniente arrostrarle su condición puesto que automáticamente la negaría.

La persona histérica requiere ser el centro de atención y por ello desarrolla conductas (síntomas, si se quiere llamar así), reflejos de su poca autovaloración y esa suerte de vació interior que le impiden relacionarse con los demás con verdadero amor, tales como : sufrir y hacer sufrir a los demás, requerir total atención y en ese sentido de "toma y daca" afectivo "finge" dar afectos con el objetivo de obtener real afecto, le da más importancia al "parecer" más que al "ser" y por ello se preocupan de su arreglo personal, lo cual les lleva no menor sacrificio emotivo para lograr que coincida la autoimagen del "parecer ser" con la preconcepción de "lo que le parecerá a los demás", lo cual le presenta dilemas de continuo ya que en el mundo "real" nadie pues estimar a priori lo que le parecerá a los demás, forja estallidos de personalidad intermitentes y poco durables ya que siempre el objetivo principal es ser el centro de atención y genera situaciones de rechazo programado a los demás para obtener la contrapartida del afecto en opuestos episodios de aceptación concesiva, en los que tiende a destacar su situación de "privilegio" y de "necesaria aceptación total" de los demás por ser quien es.

Si bien no hay una cabal demostración de que sea de origen genético, existen aspectos importantes en la personalidad que son hereditarios y funcionalmente determinantes, como ser el carácter y la personalidad. De ahí que este trastorno se vaya gestando a temprana edad en la persona y por eso, una terapia gradual haría ver al sujeto la falencias en su infancia y los aspectos de su personalidad, a fin de que abandone esa máscara asumida y que paulatinamente deje de "querer parecer ser ante los demás" y asuma, a la par, el sufrimiento implícito que le aparejará abandonar ese mundo ficticio que fue construyendo.

Y en ese despertar a la realidad, el cuidado estará puesto en evitarle que comprenda que durante el decurso de su vida, a nadie ha amado en realidad.

¿ La persona necesita que se la ame y atienda ? : la respuesta es, Si. En principio para evitarle mayor daño psíquico –y físico porque en ocasiones las somatizaciones de esta disfunción son de trascendencia : convulsiones, dolores, etc. que sorprenden a la clínica médica porque no se reportan en los estudios, pero el paciente los padece- y, en segundo lugar en la dosis adecuada como para coadyuvar a que asuma la realidad de su ser.

Hay que recordar que estas personas tienen una baja autovaloración y por eso se incentivan con el "parecer ser"; consecuentemente, el apoyo natural de los demás –que en verdad la aman- puede centrarse en revalorizarla por quien es y no por quien aparenta ser. Nunca, me atrevería a decir, debe pretenderse que estas personas generen un flujo de amor real y desinteresado, deben ser amadas pero sin incluirse en esas reglas de juego que diseñan que es una suerte de trueque : "hago que te amo para que tu me ames de verdad". Los límites no son malos, yo diría que la condescendencia con su disfunción sí lo es.

¿ Y en esta disfunción, son útiles las técnicas de masajes y reiki ? : la respuesta es, ciertamente que Si.

En principio porque el masaje corporal en las técnicas descriptas en este blog, van a contribuir en dos aspectos :

  1. La relajación, descontracturación, mitigación de dolores, etc. de los síntomas físicos, que son reales.

  2. La holística del contacto emisor – receptor, siendo que éste necesita de su autoreconocimiento personal como medio de lograr captar su "ser real" y, sabido es el fenómeno de individuación asociado al cuerpo y al contacto.

El Reiki, en este caso Karuna, que el emisor deberá estar preparado para administrar en virtud de la disfunción descripta, en la concepción más alta filosófico – física, para que los canales por donde fluye la mayor energía universal que es el amor, se abran naturalmente y el individuo comience a percibir y al cabo comprenda su total capacidad de amar, la desarrolle en plenitud y recupere su equilibrio y, en suma, su salud.

Curar es amar. Amar y amarse es principio liminar de toda cura.

Prof. Carlos R. Andris

Publicado en Salud y bienestar | 1 Comentario

EL VEHICULO DE LA SANACION

 

DIVERSIDAD DE TECNICAS DE SANACION : UN SOLO VEHICULO

Más allá de todo lo escrito en este blog, que ha cumplido más de dos años, todos conocemos que existe una extensa diversidad de técnicas de sanación que comprenden, básicamente, dos ramas : las tradicionales (Medicina –y todas sus especializaciones-, Psicología, Psiquiatría, etc.) y las no tradicionales o alternativas (reiki, yoga, reflexología, Shihatsu, fitoterapia en toda su amplia gama, Parapsicología, y así un extenso listado de conocimientos aplicados en el arte de curar, algunos milenarios otros más recientes, cuya sola enunciación me llevaría realizar un libro entero).

Para todos estos sistemas, entiendo yo que debe existir un común denominador que los aúne y así surge de la experiencia de encuestamientos realizados a muchos sanadores, profesionales o no tradicionales, quienes cada uno desde su óptica fueron dando pautas para hallar ese factor común aglutinante del hecho de sanar, sin el cual nada es posible.

Hay dos elementos fundamentales en el hecho de sanar, sin las cuales tal hecho no puede producirse y son :

  1. El deseo consciente de ser sanado, por parte del receptor.

  2. El deseo consciente de sanar, por parte del emisor o quien administra el arte sanador.

Estas dos cuestiones, que parecerían ser verdades en si mismas (una tautología, una perogrullada), no son tan obvias ni evidentes al momento del intercambio sanador-receptor quienes, aún pareciendo que cumplen cada uno en su rol con tales elementos, pueden estar meramente disipando el contexto sanacional por la sesión terapéutica en si misma y no por el objeto de la misma, que es: sanar.

No crea el lector que es infrecuente que, muchas personas que concurren a consulta médica, tradicional o no tradicional, tienen el deseo íntimo y consciente de curarse de sus dolencias. Restando patologías psíquicas, algunas lo hacen con un sentido de "porque si", otras para conformar a quienes la rodean, otras con la predisposición a no curarse, en fin : un sinnúmero de causas largo de citar.

En cuanto al sanador; algunos ejercen su arte como un oficio más, otros por la sola retribución, otros con desgano o abulia o apatía, otros sin la intención de sanar sino la de retener al "cliente", y así otro amplio espectro de posibilidades de cita inagotable.

Pero, cumpliéndose aquellas dos condiciones : el querer ser sanado y el querer sanar, aún resta establecer ese común denominador que unifica a todas las técnicas conocidas y que hace posible que la concurrencia de las dos condiciones apuntadas, den por resultado la verdadera sanación de una persona.

Y allí encontramos que, entre ambas partes, debe mediar un flujo energético universal, totalizador y pleno, superior a la energía individual, que canalice en sentido positivo ambas aspiraciones y las concrete.

A esa empatía positiva, la llamamos amor. Así de simple aunque de complejo este fenómeno que, en rigor todo lo puede, más allá de las capacidades propias del sanador y más allá de los padeceres del receptor.

¿ Por qué del receptor ? : porque quien no se ama a si mismo no tiene capacidad real para recibir sanación. Se aliviará más o menos, por un mayor o menor tiempo, pero la dolencia persistirá y hasta es posible que se agrave en su comprensión holística, haciéndose más fuerte y múltiple. Y aquí no hablo de "autoestimas elevadas", sino de amarse en el sentido profundo de conocerse, aceptarse, entender virtudes y falencias, reconocerse en cada actitud y tener, por tanto, la capacidad de brindar amor a otros tal cual los otros sean, resignando lo debido pero nunca resignándose a si mismo.

¿ Por qué del emisor ? : porque quien no ama, a si mismo, a su arte y a quien padece una dolencia, es incapaz de administrar cura alguna ya que no podrá ejercer el don de hacer fluir esa energía universal, total y comprensiva (en mi creencia, Dios y dada por Dios), energía que equilibrará la disfunción energética del receptor, apuntando al resultado deseado que es su sanación.

¿ Acaso la tan mencionada relación medico – paciente de antes, no era el principio de la cura del enfermo ?; ¿ El arrullo de una madre no sana al niño ?; ¿ Una palabra de aliento de un amigo no despeja el alma ?; ¿ Cuantos casos conocemos de personas que "a fuerza de voluntad" vencieron dolencias en apariencia terminales ?; ¿ Y cuantos otros casos conocemos de se "entregaron mansamente" a su padecer ? y así, muchos ejemplos más.

Sanación = Equilibro Energético = Fluir de la Energía Universal a la Individual = Amar

Queramos todos, entonces, estar bien y sanos; queramos quienes administramos algún arte de sanar, amar a quien padece y así sanarlo.

Queramos todos forjar, en esa Energía Universal que es el Amor, sociedades que sean sanas, en lo físico, lo anímico, lo moral, lo espiritual y así serán sanos sus productos. Porque del árbol bueno solo salen frutos buenos y es la Palabra del Señor.

Prof. Carlos R. Andris

 

 

 

 

Publicado en Salud y bienestar | 1 Comentario

REFLEXOLOGIA

 

HABLEMOS DE REFLEXOLOGIA

Esta técnica de masajes, usada desde muy antiguo en Egipto, China, India y otros lugares, parte del concepto de que en determinadas zonas externas del cuerpo existen puntos o áreas reflejas de órganos y/o sistemas internos, de modo tal que permitirían por un lado establecer si existen disfunciones en dichos órganos o sistemas ante anomalías en las nombradas zonas externas (protuberancias, etc.) y, por otro lado, con la aplicación de masajes profundos y suaves corregir esas disfunciones al reequilibrar los flujos energéticos correlativos entre la zona refleja y el o los órganos afectados.

Si bien las zonas más empleadas para aplicar estos masajes son los pies y manos, bajo aquél concepto de que las zonas periféricas son representaciones del centro u órganos afectados y, se cuenta con una cartografía relativamente adecuada de dichas relaciones (ya que esas somatotopías no son del todo exactas), también existen otras zonas externas del cuerpo donde esta técnica de masajes es aplicada, tales como : cuero cabelludo, auriculoterapia, abdomen, piel, etc.

Se trata de una técnica muy vinculada al Reiki, comentado en el artículo anterior, puesto que aborda el restablecimiento bioenergético de la persona, buscando que el estímulo en la zona apropiada de una respuesta refleja fisiológicamente adecuada en el órgano o sistema que representa.

El reflexología es apta en personas que presentan :

Dolores de cabeza (cefaleas), migrañas, neuralgias, sin causa especifica.

Situaciones de estrés, nerviosismo, angustia o miedo inespecifico.

Dolores articulares y derivados de problemas posturales.

Problemas digestivos y respiratorios como algunas alergias, sinusitis y asma.

Problemas en el ciclo menstrual y disfunciones asociadas.

Induce a un buen estado de relajación, al sueño y a una sensación de plenitud en paz.

El profesor idóneo en esta técnica, sabe que debe abstenerse de aplicarla en aquellos casos de embarazos, infecciones, cuando se requiera tratamiento quirúrgico, problemas cerebrovasculares o cardiovasculares severos, diabetes avanzada y otras miasmas.

Como siempre expongo en mis artículos, siempre es oportuna la debida consulta al profesional médico ya que de ningún modo las terapias naturales alternativas son supletorias de la medicina convencional, aunque sí son auxiliares, contributivas y en general de menor costo, para el restablecimiento de la salud del consultante.

Prof. Carlos R. Andris

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

REIKI

 

HABLEMOS DEL REIKI

Podemos decir, en principio, que el Reiki es un arte sanador muy antiguo que se funda en el manejo de la energía – bioenergía – para resolver miasmas que afectan a la mente, el cuerpo, los sentimientos, en suma: la persona toda.

La energía positiva del conocedor de estas técnicas, reconduce los desequilibrios energéticos que producen estados de perdida de la salud, reconvirtiendo de manera sencilla y eficaz lo negativo en positivo.

Etimológicamente, Reiki deriva de dos palabras de origen japonés : Rei que alude a la energía del universo que fluye naturalmente por todos los seres y produce, mantiene y sostiene el estado de salud. Ki que se refiere a la energía vital propia e individual de cada ser vivo, cuya calidad y potencia difieren de un ser a otro.

El Ki de cada órgano de cada ser vivo, depende básicamente de su estructura y densidad y si por alguna causa el flujo de esta energía se altera, se producirá una disfunción que puede paulatinamente afectar a todo el ser. Si la energía Ki deja de fluir, la vida en si misma dejará de fluir.

Quien administra el Reiki, obrará como una suerte de puente utilizando su propia bioenergía (en mi caso personal, flujo fácilmente demostrable a mis consultantes con la mera acción de dar movimiento a objetos a distancia o establecer "a primera vista" e incluso a distancia cual es el tipo de dolencia que aqueja a determinada persona y, deseo aclarar que estas facultades más allá de las técnicas aprendidas, las considero un don en término de mis creencias religiosas y por tanto deben y están al servicio de mis semejantes); puente que hará fluir la energía Rei de manera tal de restablecer el equilibrio energético Ki de quien padece la dolencia.

Como dije al principio, el Reiki se relaciona con muy antiguas tradiciones, reconociendo orígenes en la lengua Sánscrita. Técnica originaria de la India, en Tíbet se introdujeron diversas modificaciones de forma, resultando en lo que podemos denominar Reiki Tradicional.

Así pues, a fines del Siglo 19, el monje cristiano nacido en Kyoto – Japón -, Mikao Usui, redescubrió esta milenaria técnica sanadora y, en su sentimiento de piedad por sus prójimos acuciados por dolencias o problemas de la vida cotidiana, rememorando las facultades del propio Cristo y las que diera a sus discípulos y seguidores y a todas aquellas personas de buena voluntad que aspiren al bien de los demás, comenzó a aplicarla y a enseñarla.

Así pues en La Sagrada Biblia (San Lucas Cap. 10) podemos leer como Cristo designó y envió a 72 de sus seguidores para que, de dos en dos, fueran a las diversas ciudades y en aquellas donde fueran recibidos, prodigaran curaciones. Había ya enviado a sus 12 discípulos quienes, al regresar, le manifestaron que otros en Su Nombre también curaban enfermos y El les dijo que no los perturbaran porque quien el bien hace de esa forma, no está en su contra.

Siendo el Reiki, como ya he explicado, un conjunto de técnicas vinculadas al manejo de la energía, universal o individual, corresponde introducir en el contexto de este artículo que la energía madre de toda otra manifestación energética entre seres humanos es, lisa, llana y sencillamente : el amor. Difícilmente puedan dar resultados no solo las técnicas del Reiki sino cualquier otra forma, arte, técnica, saber, conocimiento, acción, en el hecho curativo si el flujo entre quien la ejerce y quien padece una dolencia no se sustenta en esta gran energía fundamental. Quien no ama a quien padece, no está capacitado para curar, quien no genera empatía positiva con quien sufre, no podrá mitigar el sufrimiento y quien solo ve en el otro un simple medio de conseguir fines (fama, prestigio, riquezas, etc.), no solo no logrará los esperados resultados de curar sino que a si mismo pone a riesgo de padecimientos. Estamos en presencia un segundo método de Reiki llamado Karuna que en sánscrito se definiría como el de la compasión, muy espiritual y basado en los principios que expuse en este párrafo : amor, sentimientos, armonía, paz, perdón.

Esto no quiere decir que no deba percibirse remuneración alguna por la técnica prodigada, porque también es justo que "el obrero perciba su salario", pero la virtud de la prudencia debe primar y esta es una reflexión que hago extensiva a todo el hecho de la salud poblacional cuyo privilegio es precisamente la salud de las personas mas no el negocio de la enfermedad.

Para ejercer el Reiki Usui, el sanador debe estar bioarmónicamente equilibrado, lo que se ha dado en llamar "alineación de los canales", de modo tal que la energía Rei fluya por su medio y no se utilice la propia energía Ki que podría llegar a "descargarlo" de su propia energía vital. El flujo de la energía Rei por el sanador, incluso lo potencia y beneficia; estando entrenado en estas técnicas, quien las practica también dispone de métodos tales como la desintoxicación, la meditación, la purificación y respiración, contributivos a mantenerlo en equilibrio y brindar mejores resultados.

En cuanto a los símbolos utilizados en estas técnicas, la tradición apunta a que han existido más de 300 "sellos" que no son más que objetos con diseños apropiados para canalizar la acción energética; son medios, elementos en los que el sanador y el consultante fijan su concentración y se abren, entonces, canales de flujo de la energía Rei y su aplicación en la energía Ki. Así podemos comentar la existencia de un antiguo símbolo Tibetano llamado Antahkarana o los tres símbolos básicos del Reiki tradicional llamados : el conector, la pagoda, la armonía (Cho Ku Rei, Hon Sha Ze Sho Nen, Sei He Ki, respectivamente).

En mi humilde opinión, sin descartar antiguas creencias que respeto y cuyas técnicas aplico por sus resultados, la profunda Fe en Dios y el Símbolo Máximo de la Entrega Por Amor al género humano, que es La Cruz, el rezo reconcentrado en profunda meditación, obrarán per se sin lugar a ninguna duda.

Para finalizar este artículo y puesto que hemos estado hablando frecuentemente de energía, es conveniente comprender que el ser humano, en suma, es una suerte de acumulador energético que funda su vida precisamente en la energía. La alimentación, por ejemplo, que se basa en el consumo de productos todos sin excepción derivados de la energía solar, en forma directa o indirecta (cereales, frutas, legumbres, carnes, etc.) – la tan nombrada cadena trófica -. Energía que perdemos en la actividad cotidiana (y con mayor énfasis cuando enfermamos) y reponemos con la ingesta alimentaria o el reposo que es el estado en que el cuerpo dirige sus sistemas al menor consumo energético posible. Debo aclarar que también un exceso energético Ki es negativo y debe ser nivelado por el sanador.

El equilibrio, la bioarmonía, es el concepto clave en todos los casos y a ello apuntan técnicas como el Reiki (Usui, Karuna, Nuevo Reiki, etc.), los masajes que analizamos en un artículo anterior, técnicas de meditación, la fitoterapia, la buena dieta alimentaria y el adecuado ejercicio físico, etc.

Prof. Carlos R. Andris

Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

TENDINITIS y BURSITIS

 

HABLEMOS HOY UN POCO DE LA TENDINITIS :

Anatómicamente, un tendón es una estructura fibrosa de cierto grosor, mediante la cual los músculos se insertan en los huesos y transmiten a éstos la fuerza generada por la contracción de aquellos, originando movimiento.

Las "bursas" o bolsas, son pequeñas estructuras situadas entre el hueso y otras estructuras móviles tales como los tendones, músculos, piel, cuya función es facilitar el desplazamiento suave de dichas estructuras.

Tanto los tendones como las bursas se sitúan próximas a las articulaciones, razón por la cual la inflamación de ellas deriva en dolores que en ocasiones son percibidos como de origen articular u óseo, incluso como artritis.

Dichas inflamaciones se caracterizan por el dolor, la rigidez, dificultades de movimiento y tumefacciones locales. Las más comunes se localizan en zonas tales como codos, rodillas, hombros, caderas, muñecas, dedos, pies y tobillos.

Descartando patologías tales como la artritis reumatoide, la gota o la artropatía psoriasica, infecciones, sus causas pueden obedecer a excesos en el uso inapropiado de estas estructuras, ya sea por el tipo de labor desempeñada, por el ejercicio físico que se desempeñe, por la reiteración de movimientos repetitivos que generen hipertonia muscular, defectos posturales, etc.

Existen diversos tratamiento que ayudan a mejorar la situación, imponiéndose la debida consulta profesional. Algunas técnicas coadyuvantes a la mitigación del problema, pueden ser:

Conocer y evitar los movimientos que la originan.

Suplantar dichos movimientos, con guía profesional, por otros adecuados.

Puede incluso inmovilizarse el área afectada y por corto tiempo aplicar calor húmedo.

La medicina recurre incluso a la aplicación de medicamentos con corticoesteroides.

En cuanto a las técnicas de masajes :

Estas afecciones, si bien no son graves, resultan frecuentemente invalidantes por el dolor que ocasionan y son anatómicamente resistentes al tratamiento de masajes si es que no se aplican técnicas adecuadas que implican, principalmente :

No afectar con "estiramientos" los tendones o bursas dilatados para no agravar la situación.

Tratar los músculos o conjunto de músculos afectados que repercuten en la tendinitis o bursitis, con el fin de lograr un relajamiento adecuado que alivie la situación.

Establecer un conjunto de movimientos que, por un lado contribuyan a mitigar la dolencia y, a la vez, suplan a los que la originan, reintegrando al paciente la capacidad de realizarlos y, por ende, mejorando su calidad de vida.

Como he venido insistiendo en otros artículos, tampoco en estos casos debe descartarse el origen de la dolencia en factores tales como el estrés que, como hemos visto hasta afecta involuntariamente en ocasiones la tonicidad muscular, situaciones de depresión que sometan a la persona a prolongados períodos de inmovilidad y generen atrofias que, al recuperar deriven en sobreexigencias musculares y se reflejen en las dolencias que nos ocupan.

También pongo énfasis en el debido cuidado profesional al suministrar medicamentos como los descriptos, por sus efectos secundarios indeseados.

El ejercicio adecuado, los masajes adecuados y la armonía interior (alma, psiquis, cuerpo, holísticamente considerados), estoy convencido que darán adecuados resultados para el tratamiento de estas miasmas.

Prof. Carlos R. Andris

 
Publicado en Salud y bienestar | Deja un comentario

CONTRACTURAS Y MASAJES

HABLEMOS DE CONTRACTURAS MUSCULARES

Hoy día, el ritmo de vida, la presión psicológica a la que las personas son sometidas, el estrés no resuelto (distres) que va ganando terreno entre las miasmas o enfermedades modernas y es origen de muchas dolencias derivadas, el esfuerzo laboral intenso, la falta de adecuado reposo, la inadecuada realización de un ejercicio físico y yo diría psico-físico correlativo a las necesidades funcionales del cuerpo, la dieta inapropiada, defectos posturales generados por la labor, el estudio o las costumbres, etc. etc. etc., dan como resultado que muchas de las consultas a los profesionales de la salud se motiven en dolores o afecciones causados por contracturas musculares.

Las contracturas musculares son a la vez, efectos de determinadas causas y al mismo tiempo causa de otras disfunciones de menor o mayor gravedad; por ello la importancia de la temprana consulta al profesional, no solo para reducir o resolver los efectos evidentes que causan (dolores, dificultades de traslación y movimientos, alteraciones del sueño y del apetito, caída del cabello, disfunciones gástricas, etc.), sino las consecuencias a mediano y largo plazo que puedan ocasionar.

¿ Que es en definitiva una contractura muscular?. Es el someter a un músculo o conjunto de músculos a un esfuerzo intenso y sostenido para el que no está previsto o preparado. Sabemos que el flujo sanguíneo, es el encargado no solo de oxigenar y llevar los agentes metabólicos necesarios para las fibras musculares – a través de los capilares sanguíneos que las irrigan- sino de desintoxicar de substancias excedentes de la actividad muscular. Cuando los músculos se contracturan abruptamente, lo que podemos llamar como un incremento excesivo del tono muscular, el sistema entra en fallo y comienzan los dolores y demás síntomas asociados.

Básicamente podemos hablar de dos tipos generales de contracturas :

  1. La hipertonia muscular localizada

    Que se da cuando se da cuando se afecta a un músculo o grupo de músculos que comprenden una zona específica (lumbalgias, cuello, etc.)

  2. La miogelosis tendomiosis :

Que se caracteriza por la aparición de nódulos fácilmente detectables al tacto, pues se presentan como formas duras en "garbanzo" o alargadas.

Claro está que el mantenimiento de esta situación, producirá trastornos incluso en articulaciones y hasta en aspectos como el cambio de humor de la persona y no descarto estados pre-depresivos que requerirán de la intervención de otros profesionales.

Si bien la fibromialgia, que es la denominación general del cuadro contractural muscular (también llamada: reumatismo de las partes blandas), no es en sí grave, resulta dolorosa e incluso en ocasiones invalidante. El índice de consultas según estadísticas recientes es de un 40% de los pacientes que presentan cuadros de enfermedades inflamatorias y, va en incremento manifestando correlación, como ya expuse, con situaciones de estrés y depresión.

Existen en el amplio campo de la salud muchas soluciones y es importante advertir que en ningún caso debe recurrirse a la automedicación, sino a la prescripción adecuada de un profesional idóneo.

Uno de los tratamientos para estas dolencias son los masajes y dentro de esta técnica auxiliar de la medicina, el que practico y recomiendo con mayor énfasis es el de origen Tibetano, en sus diversas expresiones; en especial del Lung o "del viento"

Sus cualidades principales son :

No resulta invasivo ni doloroso

Posee efecto inmediato

Es altamente reenergizante y vigorizante

Contrarresta los efectos del estrés

Contribuye a reordenar los flujos energéticos corporales y bioarmoniza.

Descontractura, quita o reduce significativamente el dolor y restablece el buen ánimo.

Disipa inconvenientes respiratorios, circulatorios, digestivos, migrañas, neuralgias, etc.

Reduce o neutraliza la alopecia o caída del cabello.

Junto a la guía del terapeuta bien formado en estas técnicas, la conversación adecuada, la comprensión holística de la persona, contribuye a brindar nuevos puntos de vista o perspectivas de vida que hacen a la reducción de los niveles de distres o depresión.

Prof. Carlos R. Andris

 

Publicado en Salud y bienestar | 9 comentarios

PASCUA 2008: FIN Y PRINCIPIO DE UNA ETAPA

 

A las vísperas de esta Pascua, que intuyo particularmente especial y trascendente, la conmemoración del sacrificio de Nuestro Señor, creo que signará el fin de una prolongada etapa de inarmonía en lo individual y en las sociedades, porque la Paz y la Luz se ha venido dilapidando y perdiendo en estos tiempos por tanto mal que nos aqueja, que en mucho contribuimos a generar por la plenitud del mercantilismo, el egoísmo, la mezquindad, el desborde, la anomia y el desamor.

Hoy día la pregunta parece ser: ¿qué obtengo o qué me dan o de qué me apropio?; pero poco reflexionamos en el ¿que doy o qué de mi entrego?. Falsa opción que ha llevado a nuestro proceso "civilizatorio" a esta profunda oscuridad de futuros inciertos.

Pero en la resurrección del Señor, todo será reconducido, recompuesto, ubicado en su verdadero lugar y de su esperanza renacida, brotará ese manantial de viva agua, para que saciemos nuestra sed de buenos dones. "Lumen Cristi" y, La Luz de la Armonía, brillará.

La Pasión del Señor, no es tiempo de "feriados vacacionales", ni frugales banquetes, ni de compras sin sentido, ni de que los ricos sean más ricos a costa de los más pobres, ni de guerras, ni de conflictos de familia; es el tiempo de la Paz.

¿ De que vale un país rico en sus reservas dinerarias, si en los hogares no hay una hogaza de pan que compartir?.

Demos gracias por la hora que se acerca en la que la Armonía será reificada. Benditos los invitados al Banquete del Buen Dios. Sintamos la misericordia en nuestras almas por quienes nada hayan sembrado, porque la flamígera espada será inexorable.

Mi Paz a todos.

Prof. Carlos R. Andris

Publicado en Sin categoría | Deja un comentario